10 Consejos para evitar la dermatitis del pañal

1.Cambiar el pañal frecuentemente para evitar que la humedad o las bacterias generadas por las heces afecten al pH de la piel del bebé.

2.Evitar ponerle el pañal demasiado ajustado. Es mejor dejárselo algo flojito para evitar que la fricción afecte su piel.

3.Después de cada cambio asegurarse de que toda la zona que cubre el pañal quede bien limpia, preferiblemente empleando una esponja natural, agua tibia y geles hipoalergénicos sin jabón y no agresivos con su piel.

4.Una vez limpio es importante secar la zona con cuidado, sin frotar, prestando especial atención a las zonas de pliegues para que no queden húmedas y evitar usar talco que el bebé puede inhalar.

5.Es imprescindible aplicar, tras cada muda, una crema o pomada que aísle la piel de la humedad, ayude a cicatrizar y evite posibles irritaciones.

6.Dejar al bebé un ratito cada día sin pañal, ya que estar expuesto al aire tiene beneficios para la dermis del bebé.

7.Tener especial atención cuando se inicia la ablactación, la dieta sólida del bebé o el cambio en la alimentación altera el pH de la orina y de las deposiciones, lo que incrementa las posibilidades de que aparezcan las molestas irritaciones.

8.Los bebés alimentados con leche materna están menos expuestos a padecer dermatitis del pañal, ya que ésta reduce la cantidad de orina que, además, es menos alcalina

9.En el caso de emplear pañales de tela es mejor limpiarlos con detergentes sin fragancias y evitar los suavizantes de tela.

10.En el caso de persistir la piel irritada, es importante acudir al pediatra.