5 consejos para cuidar tus senos en el embarazo

Durante el periodo de embarazo, una de las partes del cuerpo que sufren más cambios, además de tu vientre, son los senos, ya que éstos crecen y pueden aparecer estrías, las venas se vuelven visibles y los senos se vuelven significativamente más sensibles. Por ello, desde los primeros meses de embarazo es conveniente que los cuides para evitar problemas posteriores cuando inicies la lactancia.

En la mayoría de las mujeres los senos crecen o se vuelven más sensibles días previos al período menstrual, y lo mismo ocurre durante el embarazo, ya que desde inicios del embarazo, se acumula grasa en ellos y las glándulas aumentan de tamaño preparándolos para la lactancia, y debido a este crecimiento, puede aparecer comezón y las temidas estrías, si no se mantienen bien hidratados.

Otro síntoma común es el cambio de coloración a causa de las hormonas, haciendo que los pezones se vuelvan más obscuros y se noten más. En la areola se comienza a producir una sustancia aceitosa que evitará que los pezones se resequen en la lactancia, y en algunos casos comienzan a segregar calostro cerca del tercer mes de embarazo si se masajea el seno o durante la excitación sexual.

Para mantener tus senos sanos, sin estrías y listos para una lactancia exitosa te recomendamos:

  1. Usa la talla adecuada de brasier, adaptándote al crecimiento que se va dando y además usa siempre sostenes de algodón.
  1. Evita usar jabones muy perfumados al momento de bañarte ya que pueden resecarlos.
  1. Aplica compresas de agua fría para mantenerlos lo más firme posible.
  1. Si sufres de pezones invertidos, lleva a cabo diferentes técnicas para irlos moldeando y con eso evitarás problemas para lactar a tu bebé.
  1. Utiliza Lanolina Para Proteger Pezones de MoM to MoM a partir del 5º mes, es cuando tu cuerpo comienza el proceso de producción de leche. Desde ese momento es importante preparar los pezones para que tengan la elasticidad y humectación adecuada.