5 consejos para enseñarle a tu hijo los colores

Cuando tu pequeño cumple su primer año de vida, vive una etapa llena de descubrimientos. Observa y estudia todo aquello que le rodea, su forma y su lugar en el espacio. Ya te habrás dado cuenta de que sus juegos se basan prácticamente en apilar y encajar objetos, de este modo asimila los conceptos de arriba, abajo, delante, detrás, grande, pequeño, etc. El aprendizaje de los colores será posterior.

Para enseñarle los colores conviene comenzar a hacerlo de uno en uno, de forma progresiva y lógica, empezando por los primarios (azul, rojo y amarillo). El siguiente paso será asimilar los conceptos de claro y oscuro y más adelante los colores secundarios. Sigue los siguientes consejos:

  • El momento de la comida es un escenario perfecto para enseñarle los colores de una forma amena. En la mesa nombra cada alimento y su color.
  • Una manera divertida de enseñarle los colores secundarios es empleando plastilina. Ofrécele pastas de colores azul y amarillo; dile que los junte y… ¡sorpresa! ahora la plastilina es verde. ¿Qué pasará con el rojo y el amarillo?
  • Guarda en una caja distintos objetos de colores y pídele que los saque según su nombre y color.
  • Juega el clásico y sencillo juego de asociar los objetos a los colores.
  • Juega en la calle el juego de quién ve un auto rojo y el que primero vea uno gana.