¡Ámalo con todas tus fuerzas!

Seguramente llevas meses preguntándote como será tu recién nacido, y lo más probable es que lo amarás con todas tus fuerzas en cuanto lo veas. Es importante ser realistas y saber que probablemente no estará como para ser estrella de un comercial de televisión en esos días.

Aunque su apariencia física cambiará rápidamente en las primeras semanas, más o menos lo que puedes esperar es:

Piel:
Su piel puede estar arrugada y con marcas o moretones causados por el nacimiento.

Cabeza:
Su cabeza puede verse muy puntiaguda, sobre todo si el parto fue vaginal.

Cabello:
Puede tener una gran cantidad o muy poco con secciones casi calvas. Ese cabello se caerá en unos meses y será reemplazado por el cabello permanente. Es muy probable que adopte el estilo más rebelde y alborotado rehusándose a tus intentos por aplacarlo. Su cuerpo también puede estar cubierto por un vello que se llama “lanugo” y que se caerá en las primeras semanas.

Ojos:
Lo más probable es que sus ojitos estén muy hinchados y enrojecidos por el nacimiento, especialmente si le pusieron gotas para prevenir infecciones.

Todas estas características cambiarán rápidamente y muy pronto tu bebé se verá aún más hermoso y será ¡el bebé más bonito que jamás haya existido!