Aprender a nadar

Es muy importante que los niños aprendan a nadar, ya que además de ser una actividad física divertida que trae muchos beneficios para el desarrollo psicomotor, es una medida de seguridad básica. Si estás pensando en buscar una escuela de natación para que tu pequeño empiece a realizar esta actividad, tienes que fijarte que la alberca cumpla con los estándares de seguridad para que el aprendizaje sea óptimo y no atente contra la salud de tu pequeño:

  • La temperatura del agua deberá estar a unos 32°C, aunque puede variar un grado arriba o abajo dependiendo de la época del año.
  • Es muy recomendable que la piscina esté cubierta y climatizada,  y por supuesto que cumpla con los requisitos higiénicos y sanitarios establecidos.
  • La zona de los vestidores deberá estar climatizada y cumplir las normas higiénicas. Algunos vestidores están lejos de la piscina y en ese trayecto los niños pueden pasar frío. Por ello es muy conveniente que cerca de la piscina exista un banco o lugar especial para desnudar y vestir al niño.
  • De preferencia, la alberca de los pequeños debe ser sólo para ellos, nunca compartida. Estas piscinas suelen medir 6 por 4 metros, aunque estas dimensiones no se establecen como una norma, existiendo en la actualidad de muchos tamaños y formas.

Los beneficios de la natación

  • Mejora la coordinación, el equilibrio y el conocimiento del espacio. Incrementa la fuerza gracias a los ejercicios musculares, haciendo que haya un desarrollo temprano de las habilidades psicomotrices tales como gatear y caminar.
  • Fortalece el sistema cardiorrespiratorio
  • Los ejercicios suaves combinados con el agua a una temperatura agradable relajan al niño, estimulan su apetito, le hacen comer y dormir mejor, y en consecuencia, mejora su carácter y comportamiento.
  • Refuerza su seguridad e independencia
  • Aumenta el coeficiente intelectual: Está demostrado que los bebés que han hecho natación en los 2 primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que les rodea, por lo que son más creativos y observadores.