Autismo, más que un problema de comportamiento

6 tips para reconocerlo

Para saber si un niño sufre autismo podemos vigilar cuál es su comportamiento. A partir de los dieciocho meses la enfermedad puede manifestarse a través de las siguientes conductas:

  1. No se expresa bien cuando habla y se comunica en contadas ocasiones, además de que no tiene la capacidad de mantener una conversación.
  2. Si observas bien el cuerpo del niño también podrás reconocer algunos signos, como por ejemplo, cuando esté quieto durante períodos prolongados de tiempo y que repita constantemente la misma cadena de movimientos.
  3. El contacto ocular es mínimo o inexistente ya que evitan mirar a los ojos, para ellos es imposible interpretar lo que el resto de personas piensan o sienten. Esta incapacidad se debe a que estos niños carecen de una “teoría de la mente”.
  4. Son niños aislados, solitarios, con problemas para interrelacionarse y con un interés muy limitado por las cosas. Tienen además una gran dificultad para expresar sentimientos y para reaccionar ante los gestos emocionales de los otros.
  5. Los niños autistas cuentan con habilidades inusuales como poseer una gran memoria o resolver operaciones matemáticas a gran velocidad.
  6. Debido a la existencia de una minoría de autistas capaces de realizar actividades propias de un genio, se ha extendido el falso mito de que los autistas tienen una gran inteligencia, cuando en la realidad el 65% de los casos padece un retraso mental.

Además de lo anterior, lamentablemente se tienen cifras preocupantes en el caso de esta enfermedad, ya que el 15% de los pacientes con autismo sufren epilepsia y el 60% presentan trastornos psiquiátricos. Y prácticamente todas las personas con autismo tienen ansiedad, trastornos del sueño y la alimentación y muchos se autolesionan.