¿Cómo elegir el juguete perfecto?

Los juguetes, además de dar alegría a los pequeños, son tus mejores aliados para fortalecer y apoyar el desarrollo de tu hijo.

Sus colores, formas y sonidos son una excelente ayuda para estimular la coordinación motora, el aprendizaje, la imaginación, la relación con la familia y el desarrollo del lenguaje.

La mejor manera de elegir el adecuado es tomar en cuenta que vaya de acuerdo a su edad y, sobre todo, que fomente la seguridad y la autonomía de tu pequeño en sus actividades cotidianas.

Los primeros meses de vida de tu bebé son de constante sorpresa y aprendizaje. En esta etapa debe reaccionar ante estímulos como sonidos, formas, texturas y colores, empieza a fijar su atención, examina lo que le rodea e irá identificando situaciones y personas. Físicamente, debe ir adquiriendo mayor fuerza en piernas, brazos y cabeza. Elige juguetes muy llamativos, ligeros y con formas que el bebé pueda explorar y sostener.

Para los bebés de más de seis meses y hasta un año, los juguetes con sonido son muy funcionales en esta etapa porque estimulan el lenguaje, el oído y sus reacciones. También puedes elegir aquellos que lo alienten a gatear o que lo ayuden a fortalecer sus músculos para dar sus primeros pasos. Para desarrollar su sistema motor fino, busca juguetes didácticos donde pueda meter y sacar figuras.

Después del año llegan nuevos retos, ya que durante este tiempo tu pequeño aprenderá a caminar e incrementará su actividad. Para su edad, los juguetes deben fomenta su coordinación, fijar su atención por periodos más prolongados y ayudarlo a relacionar imágenes y sonidos como las partes del cuerpo o sonidos de animales.

Para los niños más grandes, de hasta 2 años de edad, que ya caminan y articulan varias palabras. En esta etapa fomenta su coordinación ojo-mano con rompecabezas de piezas grandes. Puedes incluir juguetes que sigan aumentando su vocabulario, que relaciones figuras, colores y personajes.