¿Cómo estimular sus primeros pasos?

A partir de los 10-11 meses los bebés son capaces de caminar agarrados de la mano de sus papás.

También empiezan a hacerlo solos si se ayudan de una andadera o si van agarrándose a los muebles. Pero no será hasta pasado el año de edad cuando sea capaz de caminar solo, sin ningún tipo de ayuda. Para ayudarlos en su desarrollo, puedes probar los siguientes trucos y ejercicios:

  • Ayúdale a dar pasos hacia delante: Al principio los niños aprenden a caminar a lo largo de un mueble, agarrándose a él. Una vez que lo ha logrado, puedes comenzar a llevarlo tomándolo de la mano. Sitúate detrás de él, sujeta sus manos, empújalas directamente hacia delante y el niño empezará a dar pasos. Poco a poco disminuye tu ayuda.
  • Ponlo de pie sin apoyos. Coloca a tu lado una silla o una caja de unos 20 cm de altura y ofrécele un juguete inclinándote muy poco de manera que sólo puede alcanzarlo poniéndose de pie. Una vez que gatea hacia la silla, aprenderá a apoyarse y luego se pondrá de pie para tomar el juguete.
  • Enséñale a que abra cajones. Permite al niño jugar con un cajón pequeño y fácil de abrir que esté a su altura. Llénalo de juguetes que le gusten, deja que los saque y los vuelva a meter y cierra de nuevo el cajón. El niño intentará ponerse de pie para abrirlo.
  • Cuidado con las caídas. Una caída o un golpe fuerte en los primeros intentos pueden crearle inseguridad y miedo. Los golpes son inevitables, aunque la mayoría no suelen tener consecuencias graves. Tu actitud ante la caída es fundamental porque el niño notará si te preocupas o si te asustas, y de estas reacciones dependerán sus miedos. Por lo general no hay que dar importancia a las caídas en las que no le ocurre nada. Atenderle siempre, pero no hacer de ello un drama.
  • Estimulación lúdica. El juego debe ser el motor de su aprendizaje, que el niño se divierta aprendiendo. Introduce la música en sus primeros pasos, realiza ejercicios con él (flexiones de piernas, agacharse y levantarse, dar saltitos, etc.). Saltar sobre un cojín, el sofá o la cama les encanta y estimula su sentido del equilibrio.
  • Andar descalzo. Esto ayuda a estimular la capacidad de agarre de los dedos. Si hace frío, recuerda ponerle calcetines antideslizantes. Es bueno que camine por superficies irregulares como la arena, la hierba…
  • Aplaude cada progreso que realice, pero no le presiones ni le obligues a hacerlo rápidamente.
03_c_reafirmante