Consejos para una ablactación exitosa

En los primeros meses de vida, el bebé sólo se alimenta de leche materna -en el mejor de los casos-. Alrededor de los cuatro a seis meses inicia la dieta de alimentos distintos a la leche, llamados comúnmente papillas.

El proceso de introducción de nuevos alimentos a la dieta debe ser muy cuidadoso, ya que algunos alimentos pueden ocasionar alergias o intolerancias, por ello es muy importante que mantengas una comunicación muy estrecha con tu pediatra, él te llevará de la mano con el proceso de la ablactación. Y aquí te decimos algunos consejos que te pueden ayudar a lograr con éxito que tu bebé acepte comer de todo:

  1. Lo ideal es empezar con alimentos ricos en hidratos de carbono pero bajos en grasa o proteína, pues son más fáciles de digerir y absorber. Hay pediatras que prefieren comenzar con las verduras, otros con las frutas o incluso hay quienes recomiendan empezar por cereales mezclados con la leche para que el sabor sea más conocido para tu bebito.
  2. Ya sea que se inicie con frutas o con verduras, lo importante es que se inicie con un solo alimento por varios días. La primera vez se dará sólo probaditas y poco a poco puedes ir aumentando el número de cucharaditas hasta que llegues a 2 cucharadas soperas. Lo ideal es ofrecer el mismo alimento varios días seguidos y fijarte bien si no produce malestares digestivos o alergias.
  3. Debes tener mucha paciencia y dedicar un horario fijo para la nueva alimentación, puede ser por las tardes cuando el bebé haya tomado su leche, las tomas de leche poco a poco disminuirán y aumentarán las papillas.
  4.  Ten a la mano todo lo necesario para este momento y no te distraigas en cosas que afecte que el bebé se sienta cómodo y tranquilo.