Contracciones en el segundo trimestre de embarazo

Las contracciones esporádicas pueden manifestarse entre las semanas 12 y 26 del embarazo. Se localizan en la parte baja del abdomen o alrededor del ombligo, puesto que, alrededor de la semana 25-26, el útero asciende, hasta situarse en la línea transversal del abdomen, a la altura del ombligo.

Si las contracciones son ocasionales, entran dentro de la actividad uterina normal, y no deben considerarse patológicas. A veces, pueden estar relacionadas con los movimientos del bebé, que empiezan a advertirse a partir de las semanas 20-22, y cuyo reflejo puede estimular la actividad contráctil. Sin embargo, se trata de contracciones no dolorosas, que la futura mamá percibe incluso favorablemente, dado que indican la presencia del bebé.

Cuidado si las contracciones están acompañadas de dolor y se notan a intervalos regulares (por ejemplo, cada media hora). En tal caso, también podrían representar una señal de alarma, por lo que es aconsejable acudir al ginecólogo cuanto antes.