Cuidados después de la cesárea

Un parto por cesárea exige cuidados posteriores que no requiere un parto vaginal. La recuperación por cesárea es más lenta y requerirá de más días de estancia en el hospital, por regla general de 3 a 5 días, frente a los 2 o máximo 3 del parto normal. Ésta es una cirugía y como tal necesitará atenciones especiales. Aquí te decimos unos sencillos consejos para que tu recuperación sea de lo mejor:

•Los médicos te pedirán que te incorpores lo antes posible con caminatas cortas por los pasillos. Es la mejor forma de prevenir trombosis y fomentar el regreso de la evacuación; además el movimiento favorecerá tu recuperación en general.

•Trata de orinar. Tener la vejiga vacía ayuda a que el útero vuelva a su estado normal. Al principio sentirás algo de dolor e incomodidad es normal, pero consulta con el médico o enfermera si el dolor te impide hacerlo.

•Si tienes la oportunidad, mecete en una silla, esto puede ayudarte a deshacerte de los molestos gases y retortijones resultantes de toda cirugía abdominal.

•Te aconsejarán reposo. Especialmente las 2 primeras semanas, trata de no subir escaleras, evita las labores domésticas, el ejercicio, levantar cosas muy pesadas, conducir, etc.

•Trata de dormir al menos una siesta al día y vigila tus posturas para que no te lastimes la herida.

•Acude a tu médico si presentas fiebre, fuertes dolores de cabeza, escozor en el abdomen, si la cicatriz sangra o supura, sangras al orinar, o sientes que algo no está bien con tu cuerpo.

•Haz pequeños ejercicios después de 24 horas de la cesárea como por ejemplo: sentada en la cama con las piernas extendidas estira y flexiona las puntas de los pies varias veces; acostada separa las piernas y haz rotaciones de tobillo hacia un lado y luego hacia el otro; acostada presiona la parte de la rodilla hacia el colchón y después relaja la pierna; y completamente estirada en la cama, lleva tus rodillas al pecho subiendo suavemente las piernas hasta donde puedas, hasta que se eleve un poco la cadera y mantén la posición unos segundos.

•Lávate bien las manos antes de tocar la cicatriz o cambiarte la gasa y mantén la incisión seca. Para limpiar la cicatriz emplea gasas estériles, agua y jabón. Y sécala dando golpecitos suaves con una gasa o un paño limpio y no la expongas al sol durante al menos un año.

•Lleva una alimentación sana, equilibrada y rica en proteínas, frutas, verduras e hidratos de carbono. Bebe grandes cantidades de líquido para mantenerte hidratada y ayuda al organismo a eliminar todos los desechos derivados del alumbramiento.

•Habla con tu pareja para que se involucre en todo lo relacionado al cuidado del bebé y de la casa. Necesitarás su ayuda para cambiar pañales o bañar al bebé.