¡DALE UNA BUENA BIENVENIDA AL MUNDO!

¿Te has puesto a pensar cómo conocerá el mundo tu bebé?

Será a través de sus sentidos, los cinco –gusto, olfato, tacto, vista y oído- que tu pequeño bebé se introducirá a este mundo.

Los bebés recién nacidos son unas pequeñas personitas verdaderamente asombrosas.  Llegan al mundo con alrededor de 100 billones de células cerebrales y con todos sus sentidos funcionando en cierto grado.

¿Qué sucederá exactamente durante las primeras semanas después de su nacimiento?  A continuación te presentamos un pequeño resumen con valiosos tips acerca de lo que tú puedes hacer para nutrir su desarrollo.

1. ¡Hola ojos bonitos!

Al nacer, la vista de tu bebé estará borrosa.  Verá mejor las cosas que se encuentren a unos 30 cm. de distancia, (como tu sonrisa cada vez que lo alimentas).  En este tiempo tu bebé distingue mejor los objetos en blanco y negro o los que tengan diseños o colores más contrastantes, distinguir los colores claros o pasteles le será más difícil en esta etapa.
Para cuando tenga tres o cuatro meses el desarrollo de su vista será como una gran explosión.  Para ese tiempo tu bebé verá al mundo a todo color, aunque aún preferirá los colores primarios y brillantes.  También podrá percibir la profundidad, podrá enfocar a mayores distancias y fácilmente podrá seguir a una persona o un objeto en movimiento.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Míralo fijamente a los ojos permitiendo que explore todos los detalles de tu rostro.  Le encantará ver  tu boca, tus ojos, tus oídos, tu cabello y todo lo demás.  Al principio te verá mejor de reojo ya que su vista periférica es mejor que la central en esta etapa.
  • Cuélgale un móvil con colores brillantes a unos 30 cm. de altura en su cuna y dale juguetes con colores contrastantes.

2. El poder del Tacto

¿Has notado que suave es la piel de los recién nacidos?   ¡La naturaleza la hizo así para que nadie pueda resistirse a acariciarlos!

Las caricias son muy importantes para ellos.  Este sentido está totalmente desarrollado para ser utilizado lo más posible.  Desde el principio, él podrá reconocer un tacto que lo tranquilice.  Tu bebé disfrutará mucho de un masaje que lo calmará, le reducirá el estrés e incluso lo ayudará a dormirse.  En sus primeras semanas de vida, no solo le encantará que lo toquen sino también tocar muchas cosas y sentir diferentes texturas.  Pronto apretará en sus manitas las cobijas, sus sonajas, su chupón, tus dedos e incluso sentirás uno que otro jalón de tu cabello.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Abrázalo, acarícialo y arrúllalo mucho.  Es importante tener en cuenta que los bebés responden al tacto de maneras diferentes.  Algunos son demasiado sensibles y no les gusta que los toquen tanto, otros en cambio necesitan mucho contacto físico.  Pronto aprenderás a leer las señales de tu bebé.
  • Anímalo a que toque tu cara y tus manos y recorra con sus manitas todos sus detalles.
  • Ofrécele una gran variedad de juguetes con diferentes texturas para estimular su sentido del tacto.

3. ¡Hueles rico!
Al momento de nacer tu bebé ya tiene un olfato muy desarrollado.  Su aroma favorito es “perfume de mamá”.
El solo olerla tiene un efecto tranquilizante para el bebé.  Les da una clara sensación de seguridad.  Al principio, cuando su vista no está tan definida, es muy común que identifiquen a su mamá más rápido por el aroma que por su rostro.

Si lo alimentas con tu leche, se sentirá especialmente atraído por el olor de la leche materna sobre todo cuando tenga mucha hambre.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Cárgalo mucho para que pueda percibir tu aroma.
  • Trata de evitar los perfumes muy fuertes o los detergentes de ropa demasiado perfumados.
  • Permite que huela los aromas de los diferentes alimentos que tú comes.
  • Trata de no lavar demasiado seguido su cobija (a menos que esté muy sucia) para que se sienta familiarizado con un olor, también su propio aroma les da seguridad.

4. ¡Que Gusto!

Las papilas gustativas del bebé se forman desde que está en el útero.

Los bebés, aún los recién nacidos, tienen un sentido del gusto muy agudo. Distinguen los sabores dulces, agrios o amargos. (¡Esto es especialmente importante si lo alimentas con tu leche!).  El sabor salado lo podrá identificar  alrededor de los 4 meses de edad.  Lo más probable es que muestre preferencia por sabores dulces.  Le encantará el sabor algo dulce de la leche que será su único alimento durante sus primeros meses de vida.

¿Qué puedes hacer tú?

  • La leche materna contiene los nutrientes esenciales para la memoria y el aprendizaje y el sano desarrollo de tu bebé.  Sin embargo, si has decidido darle fórmula existen muchas que también contienen los nutrientes esenciales necesarios.  Pregúntale a tu pediatra cuál es la que te recomienda para tu bebé.
  • Algunos doctores opinan que los sabores fuertes de muchos alimentos deben evitarse durante el periodo de lactancia.  Aunque esto es cierto en algunos casos, no limites innecesariamente tu dieta.  Después de todo, una buena nutrición es muy importante para mantener una producción adecuada de leche y para que tú te sientas bien.  En caso de que notes que tu bebé reacciona negativamente cuando comes algo en particular, considera evitarlo por un tiempo.  Si los síntomas persisten consulta a tu pediatra.  De igual forma te recomendamos que le preguntes a tu pediatra los alimentos que puedes consumir para que la calidad de tu leche sea mucho mejor.

 

Etiquetas: , ,