De viaje y embarazada

Tu seguridad al viajar es lo más importante, sobre todo si estás embarazada,  así que estos consejitos no están por demás para preparar tu viaje con antelación y evitar los  contratiempos:

  • Si viajas en avión, antes de comprar tu boleto, pregunta a tu agente o en la aerolínea los lineamientos que tienen para dar el servicio a las mujeres embarazadas. Generalmente te pedirán un certificado médico que informe de la etapa gestacional en la que te encuentras en el momento de vuelo, la fecha prevista del parto y si no existen contraindicaciones para volar
  • Debido a las normas de seguridad de los aeropuertos, debes pasar por el detector de metales. Pero no temas, no provoca ningún daño al feto y los rayos X solamente se utilizan para escanear los equipajes, por lo que a tu bebé no le pasará nada
  • Trata de elegir tu asiento en el pasillo en la cabecera del avión, que siempre tienen más espacio o bien los que están justo al lado de las salidas  de emergencia porque tendrás libertad para las piernas y podrás levantarte las veces que quieras sin molestar a quien se siente a tu lado
  • No te olvides de pedir un almohadón a la azafata antes de despegar. Colócatelo en la zona lumbar para estar más cómoda
  • Asegúrate de que tu cinturón esté siempre bien abrochado a la altura de la pelvis, sobre las piernas y siempre debajo del abdomen

Los viajes largos y los embarazos se han asociado con un mayor riesgo de trombosis y embolias. Puedes disminuir el peligro siguiendo estas indicaciones:

  • Utiliza medias de descanso, elásticas. Existen unas especialmente diseñadas para prevenir la aparición de varices
  • Lleva calzado ligero y cómodo. Preferiblemente sin tacón, sin cordones y fáciles de descalzar
  • Lleva ropa holgada y ligera, que no te apriete
  • Bebe gran cantidad de agua y líquidos durante el viaje para evitar la deshidratación. Te aconsejamos que te lleves tu propia botella, para no tener que recurrir constantemente a la azafata