Dolor de parto: fases e intensidad

Cuando se piensa en el parto, el dolor es lo que asusta más. Lo mejor es saber de antemano cómo se manifiesta el dolor y cómo se puede controlar. Es verdad que cada persona tiene un umbral del dolor distinto, así como un ritmo y una dinámica propia.

Sin embargo, si bien cada mujer vive y afronta el dolor a su manera, existe una configuración del dolor provocado por el parto muy concreta y común para todas. Sepamos cómo se localiza el dolor en cada fase del  parto, y los sistemas de analgesia más eficaces en cada momento.

Con las primeras contracciones, se empieza a sentir dolor a nivel lumbar, parecido al de la menstruación, pero más intenso. Es agudo y difuso, dado que se irradia en una zona más bien amplia. Al principio, apenas se nota, pero, después, se intensifica, si bien es irregular.

Métodos más eficaces:
En esta primera fase, es bueno realizar masajes en la zona baja de la espalda, en los laterales de la columna vertebral, donde la inervación es más superficial. Se trata de una zona en forma de triángulo, sobre la que se puede ejercer presión, aplicar compresas calientes o un gel de árnica. El cuello del útero necesita “intimidad” y relajación para abrirse; los aceites esenciales de jengibre o de lavanda dulce (una gota fricionada debajo del esternón) ofrecen un efecto calmante.