El pan, un alimento satanizado

El pan es un alimento básico para la alimentación de los más pequeños pues les ayuda a tener un mayor rendimiento escolat.

Es aconsejable que los niños tomen pan en el desayuno, los recreos escolares o en la cena.

Hasta hace unos años, el bocadillo saludable era el principal alimento que se daba a los niños en la merienda. Sin embargo, las últimas encuestas revelan que ha sido sustituido por la bollería industrial, mucho más perjudicial para la salud de los más pequeños, ya que contribuye a crear niños obesos. Es muy importante que el pan sea parte de la dieta habitual del niño, ya que algunos estudios revelan que el sobrepeso y la obesidad están relacionados con una menor ingesta de pan y un mayor consumo de grasas.

Debemos introducir siempre ingredientes sanos y saludables como el jamón, el queso, etc. y olvidarnos de untar el pan con margarinas o mantequillas que aportan un exceso de grasa y que no son recomendables si se usan continuadamente. Además, tiene otra ventaja añadida: el pan ayuda a los niños a desarrollar una mandíbula más fuerte y les enseña a masticar, algo que, según los expertos, se está perdiendo.

Pero el pan no es sólo beneficioso para los niños. También para las mujeres embarazadas es recomendable no olvidarse de él. Ninguna mujer gestante (salvo expresa contraindicación médica) debe renunciar al pan, pudiendo ser una de ellas un bocadillo para la merienda. Muchas embarazadas, por temor a pasarse unos cuantos kilos más de lo que deben aumentar a lo largo del embarazo, reducen drásticamente el consumo del pan de la dieta o incluso lo eliminan por completo. Algo totalmente desaconsejable por el desequilibrio nutricional que ello conlleva. Recuerda que la clave es  no abusar de éste ni ningún otro alimento.

07_todos