El trabajo y la maternidad

El embarazo te traerá muchos cambios, y básicamente se deben a los cambios hormonales, que se traducen en una mayor sensibilidad o en una falta de energía que inevitablemente pueden afectar tu desarrollo laboral.

El momento que decidas dejar de trabajar depende de ti y de las recomendaciones de tu ginecólogo. Pero mientras llega el momento de ir a casa y descansar para esperar la llegada de tu pequeño, asegúrate de llevar una rutina tranquila durante las horas de trabajo. Los siguientes consejos que te servirán para no estresarte de más y seguir disfrutando tanto tu desarrollo laboral como tu embarazo.

  • Calma, recuerda que el estrés que no sólo te afecta a ti, ya viene una nueva personita en camino que resiente tu estado de ánimo
  • Si puedes evita las horas pico para entrar y salir de trabajar será muy benéfico. Pregunta si te permiten terminar un poco antes de lo habitual
  • Asegura la comodidad en el escritorio y frente a la computadora. Coloca los pies en alto cuando tengas oportunidad y preocúpate por trabajar en una silla cómoda, regulable y con un respaldo que sujete la parte inferior de tu espalda
  • Si tu puesto de trabajo te obliga a permanecer mucho tiempo sentada, es bueno que utilices medias elásticas especiales para la circulación y que camines de vez en cuando. Da pequeños paseos y realiza estiramientos, especialmente si trabajas frente a una computadora. Evita que tus piernas cuelguen de la silla durante largos espacios de tiempo. Si tus pies no tocan el suelo, apóyalos en un banquito
  • Para hacer frente a las nuevas necesidades energéticas trata de hacer varias comidas al día. Llévate fruta y quesitos al trabajo y guarda galletitas saladas o integrales y bolsas de frutos secos en algún cajón. Te serán muy útiles para picar cuando tengas hambre y contribuirán a disminuir las náuseas
  • Emplea el tiempo de la comida para hacer una pequeña siesta o una caminata. Aunque no se te antoje en lo más mínimo, comprobarás que un paseo sienta de maravilla y que el ejercicio te ayudará a estar equilibrada mentalmente y a sentirte más activa que antes. Acostarse temprano también es una buena alternativa para recuperar fuerzas
  • Si el trabajo es muy estresante y sales agotada, es recomendable que practiques alguna técnica de relajación como yoga o meditación, o realizar algún deporte de bajo impacto como la natación, la gimnasia o simplemente dedicar un tiempo para ti misma y descansar.