Lactancia, la mejor vacuna contra la obesidad

Actualmente, investigaciones clínicas indican que la prevalencia de obesidad infantil y las alergias afectan a más del 30% de la población en América Latina, causando padecimientos crónicos posteriores a partir de los 18 años de edad.

La obesidad infantil se asocia de manera importante con la obesidad adulta y sus complicaciones, tales como diabetes tipo II y enfermedades cardiovasculares. Por su parte, la “marcha alérgica” durante la infancia, resulta en asma y enfermedades pulmonares obstructivas en adultos.

Según expertos, la lactancia materna es la mejor y más económica estrategia de prevención de enfermedades alérgicas o atopias. Ya que el 25% de los casos de obesidad infantil se podrían prevenir si las mamás dieran el pecho al bebé hasta los dos años de edad. La lactancia materna no sólo aporta muchos beneficios para la salud del niño y de la mamá, sino que, además, previene enfermedades importantes, como la obesidad o la diabetes.

Además, los niños amamantados tienen mejor desarrollo psicomotor y social durante el primer año de vida y obtienen mayores puntuaciones en los test cognitivos y de coeficiente intelectual en la etapa escolar.