Lactancia materna y sus incontables beneficios

Los beneficios de alimentar con leche materna no son sólo para el bebé, también la madre, la familia y la sociedad se ven beneficiados. Por ejemplo:

Para los niños: la disminución de enfermedades infecciosas como neumonías, otitis y diarreas; menos riesgo de enfermedades alérgicas como asma y rinitis alérgica; disminución del riesgo de obesidad, diabetes tipo 2 e hipertensión; menos riesgo de muerte de cuna, leucemia y linfoma, entre muchas otras cosas. En cuestión de desarrollo, se ha comprobado que los niños que fueron alimentados con leche materna tienen un mejor coeficiente intelectual y son más seguros.

Para las madres: disminuye el riesgo de cáncer de mama y ovario, se pierde peso más rápidamente, disminuye el riesgo de depresión post-parto y de diabetes tipo 2. Además es mucho más cómodo: siempre está disponible, a la temperatura ideal y continuamente está modificando su composición conforme el niño crece. Es más fácil trasladarse porque no hay que cargar con la fórmula, el agua, las botellas y esterilizadores.

Para el bolsillo: comprar fórmula puede costar varios miles de pesos anuales, y la leche materna es gratuita. Los niños alimentados con leche materna suelen enfermarse menos y eso, a la larga, trae un ahorro en gastos médicos para los padres y para los empleadores.

Para el medio ambiente: se genera menos basura y desperdicios plásticos comparados con los que se generan con las latas de fórmula, las botellas y otros artículos complementarios.