Lactancia sin dolor

Según datos de la encuesta ENSANUT 2012, aplicada a mujeres de 12 a 49 años madres de niños menores de 24 meses, dentro de la lista de motivos para dejar de amamantar se encuentra que un 2.3% dejan de amamantar por algún problema físico en el pezón como irritación o malformación, siendo éste un factor muy común en la etapa de lactancia.

En el último trimestre del embarazo es común presentar molestias de pezones agrietados y lo mejor es empezar los cuidados antes de que se produzcan las primeras molestias o en su defecto, preparar al pezón para la llegada del bebé.

Mucho se ha hablado de los beneficios que ofrece la lactancia a las mamás y a los bebés. Entre ellos se menciona que los menores amamantados experimentan menor mortalidad, incluido se evita el riesgo de el síndrome de muerte súbita, y menor frecuencia y gravedad de morbilidad por diarreas, infecciones respiratorias y dermatitis. Además, los niños amamantados tienen mayor coeficiente intelectual, menos riesgo de diabetes, obesidad, asma y leucemia. Y para la madre, se ha demostrado que las mujeres que amamantan de acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se observa una supresión de la ovulación y una mayor pérdida de peso en los primeros meses posparto comparadas con mujeres que no amamantan o lo hacen con menor intensidad. Asimismo, la lactancia materna se asocia con menor riesgo de sufrir cáncer de mama o de ovarios.

Para lograr una lactancia exitosa lo mejor es mantener hidratado tus pezones desde el embarazo y para evitar lastimarlos mientras amamantes a tu bebé, usa todos los días la Lanolina para proteger Pezones de MoM to MoM creada especialmente para ti y tu bebé, ya que no correrá ningún riesgo si al amamantarlo, entra en contacto con el producto.