¡Mi bebé está amarillo! ¿Qué hago?

La llegada del bebé a casa es el más grande acontecimiento para la familia y amigos de los recién estrenados papás, pero aunque los primeros días están llenos de emociones desbordantes, también hay mucho cansancio, dudas y temores.

Una de las preguntas más comunes de las mamás primerizas es sobre la razón por la que el color de la piel de su bebé se ve amarillenta. Esta coloración en la piel es normal y es ocasionada por el exceso de bilirrubina en la sangre.

La bilirrubina es una sustancia amarilla que se produce en el cuerpo cuando se reemplazan los glóbulos rojos viejos. Es el hígado el que ayuda a descomponer esa sustancia para que pueda ser eliminada a través de las heces, pero dado que el hígado del bebé es inmaduro, no puede procesarla bien.

Estos niveles altos de bilirrubina hacen que la piel de tu bebé y su esclerótica (parte blanca de sus ojos) luzcan amarillos. A esta condición se le llama Ictericia y es normal los primeros días de nacido, pues cuando el bebé se encuentra en el vientre materno, la placenta elimina la bilirrubina de su cuerpo.

Aunque no lo parezca, la solución es muy simple, sólo debes exponer al bebé a los rayos solares, los llamados “baños de sol”. Ya sea en su cuna o en una mecedora, debes acercarlo a una ventana o si el clima lo permite, sacarlo de la habitación, pero debes evitar que el sol le de directamente, además, los baños de sol no deben darse por periodos largos, sólo unos cuantos minutos, pero sí todos los días. Si ves que la coloración persiste después de varias semanas, consulta a tu médico.

Ayudarte a cuidar a tu bebé es también parte de nuestro compromiso contigo, mamá.

Continúa navegando nuestro sitio y descubre más información.

Etiquetas: , ,