¿No puedes dejar de tomar café?

¿No puedes dejar de tomar café?

    ¿En realidad es peligroso su consumo? La cafeína es la sustancia estimulante de más alto consumo en el mundo, se calcula que el 80% de las embarazadas consumen cafeína durante el embarazo. Pero, ¿en realidad la cafeína es peligrosa durante el embarazo?

En las últimas décadas, diferentes estudios en animales han demostrado que en dosis elevadas la cafeína puede tener un efecto tóxico para el bebé en desarrollo. Existe evidencia de que el consumo de cafeína por arriba de 300 mg. al día (equivalente a dos o tres tazas de café dependiendo de la preparación) tiene relación con un mayor riesgo de abortos espontáneos y que provoca un crecimiento del bebé inferior al promedio.

    Aún con la controversia que existe y con la dificultad para poder realizar estudios en el tema, la evidencia con la que se cuenta es suficiente para recomendar a todas las mujeres embarazadas o que estén pensando en el embarazo que miren a la cafeína con más cautela siguiendo dos sencillas recomendaciones:

1. Si estás pensando embarazarte, de ser posible elimina por completo el consumo de cafeína desde antes del embarazo, cambia a bebidas, café y té sin cafeína.

2. En el caso de ya estar embarazada trata de eliminarla lo antes posible y evalúa con cuidado la cantidad de cafeína de todo lo que consumes. De mamá a mamá podemos decirte que sabemos que esto es difícil pues muchas veces el café nos ayuda a levantarnos por la mañana, o en otros casos su olor es casi irresistible, pero muchas mamás lo hemos logrado y nuestro mayor aliciente ha sido pensar en la salud de nuestro bebé. La próxima vez que vayas a tomarte un cafecito con tus amigas pide un té o un café descafeinado y ¡verás que lo disfrutarás igual!

Nuestro cuerpo por lo general elimina la cafeína en unas cuantas horas. Sin embargo, durante el embarazo y sobre todo al final del mismo, por los cambios en el funcionamiento del cuerpo materno, la cafeína puede mantener sus efectos por 6 a 8 horas, cruza con facilidad la placenta y como el bebé no tiene las enzimas necesarias para procesarla, los efectos de la cafeína son mayores en el bebé, y como resultado la frecuencia cardiaca y su presión sanguínea se elevan por más tiempo.

        Nadie puede cuidar mejor a tu bebé que tú misma; tú tienes la capacidad y ahora la información para cuidar de tu salud y la de tu bebé.
Duplas_MoMtoMoM