Pezones saludables y lactancia exitosa

Igual que como cada persona es diferente, cada embarazo también lo es y lo mismo sucede con cada parte del cuerpo, como los pezones, los cuales no hay dos iguales y por lo  mismo, en una mujer cada pezón es diferente aunque sean de la misma persona.

La parte más obscura se llama areola y durante el embarazo y la lactancia ésta se obscurece aún más. Además, los pezones tiene entre 15 a 20 aberturas y algunas de éstas están conectadas a los conductos de leche y las glándulas de Montgomery. Estas últimas producen un lubricante que mantienen la areola y el pezón lubricado y protegido y en el embarazo lo preparan para la lactancia.

Otro rasgo común son los pezones invertidos, los cuales tienen una incidencia de entre el 10 o hasta el 20% de las mujeres, lo que significa que tienen ligamentos más cortos de los normales y en lugar de proyectarse hacia afuera se vean hundidos, lo cual complica que el bebé se agarre bien al pezón, haciendo que la lactancia pueda ser más complicada pero no es un impedimento para lactar. Si este es tu caso, asesórate con especialistas en lactancia sobre las diversas técnicas para lactar o solucionar el problema.

Además de ser una parte fundamental para la lactancia lo recomendable es que investigues sobre las diversas técnicas para lactar, las cuales pueden ser de gran ayuda para cuando estés ya frente a frente con tu bebé. Algo que no debes olvidar tampoco es consentir esta parte de tu cuerpo con la Lanolina MoM to MoM para el cuidado de pezones, la cual prepara a partir del 5º mes de embarazo los pezones para que tengan la elasticidad y humectación correcta y repara pezones agrietados durante el proceso de lactancia, cuando por una mala técnica al lactar los pezones sufren heridas que ocasionan que muchas mujeres interrumpan la lactancia materna.