Prevención, la clave contra las estrías

Las estrías son uno de los problemas más frecuentes de la piel relacionados con el embarazo. Durante los nueves meses de gestación se producen muchos cambios físicos que dejan secuelas importantes en el cuerpo tras el parto.

Por ejemplo, el abdomen sufre una gran distensión a medida que el bebé crece y el útero se agranda. Se produce un exceso de piel, con la posible aparición de estrías, además de flacidez por la distensión de los músculos abdominales.

Las estrías son el resultado del rompimiento de las fibras elásticas de la piel, ya que cuando la piel se estira -sobre todo la de la zona del abdomen para dar cabida al bebé que va creciendo dentro de la madre- las fibras con menos elasticidad se rompen, creando marcas imborrables a las que conocemos como estrías.

Al principio, éstas son de color rosáceo, luego rojizo y finalmente blanco y son básicamente, el reflejo de la separación y ruptura de la piel. Y como es un quiebre total, será imposible que éstas desaparezcan.

Por ello, te recomendamos que cuides tu piel durante todo el embarazo e incluso desde las primeras semanas, ya que aunque parezca que tu abdomen no ha crecido mucho, usando una buena crema humectante, podrás preparar tu piel para el estiramiento que le espera. En esta caso, lo importante es prevenir, así que no olvides iniciar con una rutina de humectación con MoM to MoM Crema para Prevenir Estrías, la cual ayudará a tu piel y la preparará para los últimos meses y después haz de MoM to MoM Crema Intensiva para Estrías, tu aliada durante todo el proceso final.