¡Qué calor!

Durante el embarazo es común que la mayoría de las mujeres sientan un poco más de calor de lo normal, incluso aquellas que eran friolentas antes del embarazo. Esto se debe a que el volumen de sangre aumenta entre 40% y 50% para satisfacer las necesidades que ahora requieren tanto la madre como el bebé.

Este aumento del volumen de sangre es mayor que el de los glóbulos rojos, lo que significa que los niveles de hemoglobina, que es una proteína de los glóbulos rojos que transporta oxígeno, puedan caer.

Los bajos niveles de hemoglobina pueden resultar en cansancio, anemia y otros síntomas. Muchas mujeres experimentan ataques de mareos o fatiga crónica.

Por ello, los suplementos de hierro para subir la hemoglobina a niveles normales es una buena solución, así como comer alimentos ricos en este mineral tales como lentejas, cereales integrales, espinacas, acelgas, pollo, pescado, etc.

La sangre extra en el cuerpo también hace que tengas mayor presión y los latidos cardiacos aumentan de 10 a 15 latidos por minuto, así que para mantener este bombeo, el corazón tiene que trabajar hasta 50% más que antes de la gestación. Para producir toda la sangre que ahora tu cuerpo necesita debes ayudarlo tomando grandes cantidades de agua, hierro, ácido fólico y vitamina B12.

En MoM to MoM estamos comprometidos contigo, mamá. Queremos ayudarte y apoyarte durante esta hermosa etapa, continúa navegando nuestro sitio y descubre más información.