¿Sabes cuánto pesar durante el embarazo?

El tema del aumento de peso es algo que preocupa y molesta a la mayoría de las mujeres embarazadas. Parece ser que la gente que está a tu alrededor pierde todo el tacto y siempre pregunta cuántos kilos has subido.

Durante tu embarazo es importante que lleves una dieta sana, pero debes estar relajada. Cada mujer tiene un cuerpo y un metabolismo diferente, por lo que no puedes esperar que vayas a subir de peso lo mismo que tu amiga, tu prima o tu hermana. Tu doctor es el más indicado para recomendar cual debe de ser el aumento de peso correcto en tu caso, dependiendo de tu cuerpo antes del embarazo.

Ganar poco peso durante el embarazo aumenta las probabilidades de dar a luz un bebé de bajo peso que podría tener problemas al momento de nacer. Por el contrario, un aumento excesivo de peso incrementa los riesgos de tener diabetes gestacional, preclamsia o de dar a luz a un bebé demasiado grande, lo que puede complicar el nacimiento.

Generalmente, si eres de constitución delgada puedes aumentar de 12.5 a 18 kg., si eres de constitución normal entre 11.5 y 16 kg., si tienes un poco de sobrepeso entre 7 y 11.5 kg. y si tienes mucho sobrepeso deberás aumentar 7 kg.

Sin embargo, de mamá a mamá queremos decirte que no te debes obsesionar con este tema, simplemente debes tratar de cuidarte lo mejor que puedas, sin exageraciones. Tu sabes que lo mejor para ti y tu bebé es tener una dieta sana y nosotros conocemos lo que estás sintiendo y que esos antojos muchas veces son difíciles de resistir. Tranquila, date tus gustos sin exagerar.

En general, las mujeres embarazadas necesitan únicamente 300 calorías extras al día. Éstas pueden obtenerse fácilmente al consumir un vaso de leche descremada, un puñado de cacahuates o nueces y una fruta. Pero si un día te comes un postre, en vez de sentirte mal, mejor ¡disfruta cada bocado!

Finalmente, a medida que se acerca la fecha del nacimiento, puedes empezar a tener agruras, esto se debe a que tu bebé en crecimiento presiona los órganos, especialmente el estómago. Considera repartir tus alimentos en pequeñas comidas cada dos o tres horas y trata de hacer tus comidas lo más sanas posibles, esto te ayudará a no tener un aumento de peso excesivo.

¡Suerte!, no dejes que tu báscula se convierta en tu peor enemiga.