Semana 25

25Cada día se parece más al recién nacido que conocerás en unos cuantos meses.

Tu bebé

Tu bebé mide unos 22 cm. y pesa como 700 gr. Cada día se parece más al recién nacido que conocerás en unos cuantos meses. El cabello de tu bebé ya tiene color y textura, aunque una vez que nazca, podría cambiar. Posiblemente te hayas dado cuenta que tu bebé tiene períodos de descanso y de actividad. Es común que notes más movimientos cuando estás tranquila, y es que parece que desde ahora no te deja descansar. Las noches de buen dormir comienzan a ser raras y una vez que haya nacido el bebé serán extraordinarias, pero nada importa, cuando tengas a tu bebé en brazos, entenderás que cualquier sacrificio bien vale la pena.

Mamá

Tu bebé no es el único que tiene más pelo. Es posible que tu pelo se vea ahora más abundante y sedoso que nunca.

No es que te esté creciendo más, sino que se te cae menos. También puede que notes unvello corporal más denso y de color más oscuro, e incluso observes que tienes vello en la barbilla, el labio superior, la mandíbula, los pómulos, los pechos o hasta en el vientre.

Esto se debe al incremento de las hormonas sexuales que se conocen como andrógenos.

¡No te asustes, no eres la mujer lobo! Todo regresará a la normalidad en las semanas posteriores a que nazca el bebé.

El embarazo también puede originar efectos no muy gratos en tu aparato digestivo. Puedes tener estreñimiento o gases, y tenemos la mala noticia de que se va a poner peor, el aumento del tamaño de tu útero presionará aún más tu estómago en los últimos meses del embarazo. Por eso, trata de comer porciones pequeñas con frecuencia y evitar las comidas picantes o grasosas y abundantes.

Recuerda que tu dieta debe incluir alimentos ricos en fibra y tomar mucha agua.

Consejo de Mamá a Mamá

Ten presente que tienes derecho a una atención prenatal con respeto y consideración. Si sientes que tu doctor no te da la atención que necesitas, tienes todo el derecho de cambiar de médico. Es importantísimo que llegues al parto junto con un doctor en el que confías y sabes que te tratará como te mereces. Si ese no fuera el caso, es mejor que cambies de doctor ahora y no cuando estás más cerca de tu fecha de parto.