Senos sin estrías

Los senos son una de las partes del cuerpo que más variaciones sufren en el embarazo y que más preocupaciones genera. Al aumentar su tamaño, es muy común que aparezcan las temidas estrías y que se sienta comezón en la zona.

La lactancia, aunque muchas personas piensen lo contrario, no es la causante de las lesiones del tejido de las mamas llamadas estrías, sino el embarazo en sí, ya que es cuando se producen los mayores cambios, por ello la importancia de cuidarlos desde las primeras semanas de gestación.

El cuidado de los pechos durante el embarazo ayudará a una pronta recuperación después del parto y a aliviar las posibles molestias que ocasionan los cambios hormonales y su crecimiento. Recuerda que éstos van a ser el primer alimento de tu bebé, así que cuidarlos los beneficiará a ambos.

Hidrata desde el primer momento la piel de tus pechos, de esta manera evitarás la aparición de estrías, que pueden volverse irreversibles. Es necesario dedicar unos minutos al día para cuidarlos y aplicar una crema hidratante mediante suaves masajes. Aunque muchas mujeres crean que no es recomendable o necesario, puedes usar la misma crema anti estrías que usas para tu abdomen. Debes aplicarla dos veces al día hasta el final del embarazo. Después, en la lactancia puedes aplicarte cremas especiales para el cuidado de los senos que no dañarán al bebé como la Lanolina para Proteger Pezones de MoM to MoM.