¿Ya te preparaste para el post parto?

En MoM to MoM queremos decirte que una vez que nazca tu bebé es muy probable que llegues a experimentar lo que se conoce como “baby blue” o depresión post parto. La verdad es que la mayoría de las mamás lo sufre y si te llega a pasar, ¡no te asustes o te sientas mal! Es algo transitorio y aunque creas que nadie te entiende, ¡nosotros sí!

La depresión post parto consiste en un decaimiento en la madre tras el nacimiento de su bebé. A veces esta depresión puede tener una explicación fácil, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones este sentimiento parece no tener sentido. Muchas mujeres dicen: “Deseaba tanto tener este hijo y ahora que lo tengo me siento completamente desdichada”, “¿Qué me está pasando?”, “El parto fue magnífico, mucho mejor de lo que esperaba, yo debería dar saltos de alegría y sólo quiero llorar”, “Tenía miedo que el bebé tuviera algún defecto al nacer, pero es perfecto, entonces, ¿Por qué no lo estoy disfrutando?”.

Estas mujeres no son unas desagradecidas o unas malas madres sino que están experimentando una de las complicaciones más frecuentes del parto, la depresión post parto.

La depresión post parto es una de las enfermedades más frecuentes después del nacimiento del bebé, ya que afecta a una de cada diez mujeres. Si no se trata adecuadamente puede persistir durante meses e incluso años.
Algunos de los síntomas son:

Tristeza
La tristeza es desde luego el síntoma más frecuente de la depresión postparto. Aunque las mujeres se sienten bajas de ánimo e infelices la mayor parte del tiempo, estos síntomas pueden empeorar en algún momento particular del día.

Irritabilidad
La irritabilidad con frecuencia acompaña a la sensación de tristeza. La mujer puede estar irritable con su pareja, sus otros hijos o la gente más cercana a ella e incluso con el recién nacido.

Fatiga
Todas las nuevas madres se sienten un poco abrumadas y fatigadas, pero la madre con depresión postparto se siente tan agotada que llega a pensar que padece alguna enfermedad física.

Insomnio
Cuando por fin la madre trata de dormir puede que tenga dificultad para conciliar el sueño, o si duerme, puede ser que se despierte con facilidad.

Pérdida de apetito
Las madres deprimidas generalmente no tienen ni tiempo ni ganas de comer, lo cual contribuye a que se sientan malhumoradas y agotadas.

Incapacidad para disfrutar
Lo que antes era un placer ahora es una pesadilla. Esto es especialmente cierto en el caso de las relaciones sexuales. Algunas mujeres recuperan el interés por el sexo (si es que en algún momento lo perdieron) antes de que transcurran 6 semanas del parto, pero las madres con depresión postparto suelen rechazar cualquier contacto sexual.

¿Qué puedes hacer?

De mamá a mamá te recomendamos lo siguiente:
Lo primero desde luego es reconocer y diagnosticar la depresión. Muchas madres deprimidas no son conscientes de que tienen una enfermedad y se sienten avergonzadas de tener que admitir cómo les ha afectado su reciente maternidad.

Una vez que se sospecha la presencia de este trastorno, hay que hablar sobre el problema con tu pareja, familiares o amigos, y expresar libremente los miedos que tengas. Tal vez te sientas triste, sensible, irritable, incompetente, asustada y desinteresada por el bebé. Pero hay que tener en mente que todo lo que te está pasando es consecuencia de una enfermedad llamada depresión post parto. Por ello será de vital importancia que un médico especializado te ayude a enfrentar la depresión.

Te recomendamos que llores todo lo que tengas que llorar, déjate consentir y apapachar por tu pareja, tus seres queridos y tus amigas. No te avergüences por sentirte así pues es algo normal. Ya verás que poco a poco te empezarás a sentir mejor y disfrutarás de tu bebé y de la alegría que él te brindará.